Me gusta cocinar. En los últimos años he comenzado a disfrutar mucho de contemplar programas de TV donde veo cocineros explorar diversas recetas. Algunas me gusta replicar en mi casa. Una de las comidas que mas disfruto preparar es el humus, o pasta de garbanzo, una receta que he aprendido de un familiar que vive en Israel. El humus está considerado una pasta que aumenta las defensas inmunológicas, favorece el transito intestinal y propicia  un mejor estado de animo. El secreto de un humus sabroso, son los condimentos…cuanto ajo, limón, sal y otras especias colocamos. Cuando preparo humus, me gusta añadir diversos condimentos hasta encontrar ese sabor que me encanta.

Major02

Esto mismo sucede en el inicio de año… ¿Qué gusto deseas que tenga tu 2016? ¿Qué condimentos precisás echar al recipiente de tu vida diaria para que tenga el sabor que te estimule? Una de las especias o sabores que me atrae colocar en mi vida, se refiere al área del crecimiento personal, que en mi libro “El equilibrio perfecto”  describo como el pilar del servicio a los demás. Y consiste en destinar un tiempo para dar incondicionalmente. Esta área referida al dar genera cambios gigantes ya que nos insta a salir de nuestro ombligo, el yo, para conectar con el otro afín de  crear un “nosotros” bañado en la energía de la generosidad. En el tarot junguiano el dar incondicional se conecta con La Sacerdotisa, el arcano mayor que representa la energía femenina del dar incondicional a otros, afín de nutrirlos, como hace una madre con su hijo.

Encontrar el sabor que deseas añadir a tu vida para que tenga el gusto que querés, es una tarea bella, incierta y vivencial. No sabés a donde puede conducirte, pero con seguridad que te hará disfrutarla y saborearla de una manera diferente y atrayente. Te deseo una hermosa semana para que explores nuevos sabores para añadir a tu vida.

Lic. Pablo Nachtigall – Psicólogo y tarotista junguiano