Habitualmente se habla mucho del liderazgo. Existen infinidades de propuestas, ofertas y libros escritos sobre liderazgo, como influir en los demás, como persuadir y ser empático. Sin embargo poco se habla del liderazgo más importante que es el personal, el que estableces con tu propia vida: Cómo te vinculas contigo mismo, como conectas con tus emociones, como  te vuelves más conciente de tu historia familiar y finalmente, como creas gradualmente una congruencia entre tus ideas, palabras y acciones. Quizás te parezca una obviedad, pero en mi rol  como psicólogo clínico y a su vez capacitador en empresas, observo que cada vez más las personas tienden a volverse inconstantes, y su nivel de compromiso va disminuyendo. ¿Cómo es tu nivel de compromiso con tu vida personal, profesional?…¿con tu metas y hábitos saludables?

Quizás sea por el estrés, el trajinar diario, pero cada vez resulta un mayor desafío crear un compromiso sostenido con las diversas áreas de nuestra vida.

Como persona, padre, esposo, profesional, procuro cultivar mi liderazgo personal. Hay momentos que me resulta más fácil y otras mas difícil. No siempre la motivación es la misma. Y hay momentos que pueden haber circunstancias ajenas que me generen estrés. Pero sé que sin cierta constancia en pequeños actos que me traigan bienestar, estaría saturado de estrés, angustia y malestar. También procuro fijarme metas e ir cumpliéndolas, lo cual me aporta satisfacción y estima hacia mi persona. ¿Qué haces para sentirte más comprometido con tu vida? Comenzar y sostener de a poco ciertos hábitos y metas, puede generar una diferencia gigante entre una vida de insatisfacción, depresiva y otra donde experimentemos energía y placer.

Lic. Pablo Nachtigall – Psicólogo y Capacitador en Empresas